Huertos para la Soberanía Alimentaria

En medio de esta emergencia sanitaria que ha impactado nuestra vida cotidiana, te queremos compartir que durante este tiempo hemos realizado a la distancia y de la mano de las comunidades un diagnóstico sobre las necesidades y dificultades por las que atraviesan en este emergencia derivada del COVID–19.

Si bien, comenzamos a ver efectos económicos inmediatos, varios organismos internacionales coinciden en que la crisis sanitaria podría agravarse con una crisis alimentaria y la pérdida de medios de subsistencia para las comunidades rurales, a menos que actuemos ahora. 

Por esta razón, creemos importante trabajar de la mano de las comunidades en la construcción de su soberanía alimentaria a través de la implementación de huertos de autoconsumo. Sin embargo, a medida que nos adaptamos a estas nuevas circunstancias sin precedentes, también enfrentamos nuevos desafíos. Uno de estos es aumentar nuestra capacidad financiera.

Por eso hemos elaborado la campaña de recaudación «Huertos para la soberanía alimentaria» para enfrentar las demandas urgentes que la emergencia por el coronavirus nos plantea.

Sabemos que saldremos adelante de manera colectiva y solidaria, por eso nos gustaría compartir contigo dos acciones que puedes hacer para apoyar esta campaña además de donativos económicos. 

Donar


Identifica 5 personas que puedan contribuir donando y/o difundiendo y compárteles la campaña por correo electrónico. 


Comparte la campaña en tus redes sociales a personas que pueden estar interesados en Cooperación Comunitaria.

 

Los seis pilares de la Soberanía Alimentaria. Declaración de Nyéléni, Mali 2007

La lucha por la Soberanía Alimentaria es una lucha colectiva y no se puede conseguir únicamente con un grupo social. La construcción y desarrollo de alianzas a nivel local, regional e internacional es fundamental para poder construir un movimiento que trabaje para conseguir los objetivos comunes. Teniendo esto en mente, el movimiento por Soberanía Alimentaria organizó el Foro Internacional de Nyéléni para la Soberanía Alimentaria en 2007, en Selingue (Mali). El Foro se organizó de una forma horizontal y participativa, con un grupo directivo compuesto por organizaciones campesinas, ONGs, ambientalistas, movimientos de mujeres y demás grupos. Esta diversidad también se reflejó en los seis sectores representados en el foro: pequeños agricultores y pequeñas agricultoras, pescadores y pescadoras, pastores y pastoras, pueblos indígenas, trabajadores y trabajadoras migrantes y movimientos urbanos y de consumidores y consumidoras.

El resultado del Foro – la Declaración de Nyéléni para la Soberanía Alimentaria de 2007 (ver Los seis pilares de la Soberanía Alimentaria) – se ha convertido en la principal plataforma para los grupos ciudadanos que apoyan la Soberanía Alimentaria en todo el mundo, así como un punto de referencia internacional para los debates sobre la Soberanía Alimentaria.

Vía Campesina

 

Sin Maíz No hay País

Una de las más grandes fortalezas de México es su diversidad biocultural. Esta gran riqueza ha sido amenazada una y otra vez por las grandes empresas que buscan adueñarse de las principales semillas del mundo, de las mejores tierras y del agua que es un bien común.

Desde Cooperación Comunitaria nos unimos a la Campaña Nacional Sin Maíz No Hay País. Los pueblos originarios y las comunidades rurales ya se encuentran en una situación desfavorable ante la #pandemia, la propuesta de reforma a la Ley Federal de Variedades Vegetales (LFVV) solo agravaría la situación trayendo afectaciones sociales y ambientales irreparables.

 

Otros materiales

Galeria